lunes, 11 de septiembre de 2017

Tras las garras de El Condor

11/9/1973: La Moneda bombardeada
Agradezco profundamente a  los compañeros de la indispensable publicación Socompa, la difusión del testimonio de Isidoro Gilbert, en el documental la “Conexión Buenos Aires”, historia de la gestación del programa de Radio Moscú “Escucha Chile”, que “sacó de quicio al genocida Pinochet y su Junta Militar y que reproduje en este mismo blog el 18 de julio.
Se trata de un hermoso y altamente profesional trabajo de Alejandro Andam y Daniel Iglesias, embarcados en un proyecto que rescata las vivencias del diario Sur (“SurVive”).
Por mi parte, aporto hoy por primera vez un capítulo, “Tras las garras del Cóndor”,  de mi libro “SECRETOS EN ROJO. Un militante entre dos siglos”, de Ediciones Corregidor.
Relata cómo paralelamente a esa tarea de “solidaria”, por decisión de los PC de Argentina y los países hermanos, así como el aporte fundamental de los de la entonces Unión Soviética, Checoslovaquia y la República Democrática Alemana, una parte de los argentinos, chilenos, uruguayos y paraguayos desarrollamos secretamente, aún para Isidoro y nuestros propios camaradas periodistas, una red de contrainteligencia, y en caso de acciones de contraofensiva, ante el Plan Cóndor.

Valentín Mashkin fue el primer autor que sistematizó y reveló al mundo, con fundamentada información, la coordinadora criminal de las dictaduras del cono sur en los años ’70, la llamada Operación Cóndor27.
Este trabajo fue profundizado y completado por Stella Calloni en una investigación que incluye desde testimonios del Nunca Más, hasta las pruebas de los “Archivos del Terror”, en Paraguay, documentos oficiales descubiertos gracias a una temeraria investigación de Martín Almada28.
Poco antes, en 1998, aparecieron pruebas contundentes de la complicidad de las dictaduras y el apoyo estadounidense, con desclasificación parcial de documentos estadounidenses.
Pero hasta hoy nadie contó parte de la trama secreta de la primera investigación, la de Valentín Mashkin, que vamos a relatar.
Se trató de un meticuloso trabajo de los servicios de inteligencia de la entonces Unión Soviética, alimentados en gran parte por lo que se dio en llamar “Córdoba 652, 11 E”, calle, número, piso y departamento en donde, desde los años ’60, se coordinaron los esfuerzos de recopilación de las denuncias y la solidaridad con el cerco de dictaduras que se iba cerrando.

El equipo
¿Los nombres de aquella increíble epopeya?
Isidoro Gilbert, responsable del PC local y corresponsal de la Agencia TASS, que fue la “cobertura” de esta estructura que agrupó a las corresponsalías de las agencias de noticias de los entonces “países socialistas”, así como de matutinos de gran impacto europeo como L’Unitá, L’Humanité, Neues Deustchland.
Arturo Lozza, Rodolfo Nadra, Adolfo Coronato y yo mismo, la “mascota” del equipo, hasta que me “destinaron” a Prensa Latina, luego del golpe de 1976, con lo que sumamos, de hecho, otra agencia y vía de transmisión al exterior.
Y con ellos paraguayos como el escritor y poeta Elvio Romero; chilenos como José Madlavsky, hoy notable documentalista, Enrique Martini, o Luis “Lucho” Córdoba; el miembro del Comité Central de PC Uruguayo, Nicko Scwartz, actualmente embajador uruguayo en Vietnam.
Párrafo aparte merecen tres poetas, entre los mejores contemporáneos de Latinoamérica, que se jugaron en esos años: Jorge Ricardo Aulicino y Daniel Freidemberg, argentinos; Hernán Miranda Casanova, Premio Casa de las Américas (La Habana, Cuba, 1976) con el libro “La Moneda y otros poemas”, chileno.
Ellos y otros muchos que colaboraban en la periferia o en el interior de cada territorio, varios de los cuales perdieron su vida salvando la de otros o llevando la verdad al mundo.
Recuerdo a Lozza, casi un gigante, desgarbado, mirándome a través de sus lentes como lupas. Mi primera “tarea” en 1970, con 18 años y título de “cadete” oficial, fue preparar una de las infinitas rondas diarias de café para “los muchachos”. Cuando saboreó la que sería una adicción compartida por locales y visitantes, me vaticinó con su humor corrosivo: “Albertito, ahora sí, no tengo dudas; vas a ser un gran periodista”.
Hoy, es él quien me recuerda que el período que siguió al golpe en Chile fue un tramo más en “el largo camino de Córdoba, pues allí atravesamos no solo la dictadura genocida sino además todas las anteriores. Los encuentros con muchos que hoy ya no están entre nosotros porque están desaparecidos. Recordemos las vigilias informativas del Cordobazo, del golpe y la caída de Onganía, nuestros despachos diciendo verdades que los medios dominantes no daban, los análisis que salían de Córdoba y que se publicaban en Europa”.

Un rastro sangriento
Horroriza, hoy, a más de cuarenta años de los hechos repasar las acciones de la Operación Cóndor, dirigida por la CIA de George Bush padre y el secretario Henry Kissinger, con sicarios cubanos, de la antigua OAS francesa o la Triple A nativa, todos a su servicio.
Chile, mediante el golpe organizado por Estados Unidos, se convierte en pieza clave, y se une a los regímenes sangrientos de Paraguay, Brasil, Bolivia, Uruguay; antes y después, las distintas dictaduras argentinas.
Bajo su coordinación las Fuerzas Armadas del Cono Sur coordinaron el crimen del ex presidente boliviano Juan José Torres en Buenos Aires el 2 de junio de 1976; antes el del ex jefe del Ejército de Chile, General Carlos Prats y su esposa, el 30 de octubre de 1974; y el de secuestro, tortura y muerte de los ex legisladores Zelmar Michellini y Héctor Gutiérrez Ruiz, el 21 de mayo de 1976; todos en Buenos Aires, bajo la dictadura, y antes durante el gobierno de Isabel Perón.
Planifican y concretan, nada menos que en territorio de los Estados Unidos, el asesinato de Orlando Letelier, ex ministro y embajador de Allende, y su secretaria; con la activa participación del agente de la CIA Michael Townley, el 21 de septiembre de 1976. Y el brutal atentado al vuelo CU-455 de Cubana de Aviación, sobre la isla de Barbados, en el que perdieron la vida 73 personas, el 6 de octubre de 1976.
También hubo intentos fallidos en 1975: el vicepresidente chileno Bernardo Leighton en Italia, el socialista Carlos Altamirano y el comunista Volodia Teitelbom.
Hay otras muertes sospechadas, aunque no probadas como asesinatos, en la lista: el presidente de Ecuador, Jaime Rolós, y el líder panameño Omar Torrijos, ambos considerados “peligrosos” por los Estados Unidos, y ambos víctimas de “accidentes” aéreos en 1981.
En octubre de 2011, abierto nuevamente en Argentina el rumbo para la Verdad, la Justicia y la Memoria, Sergio López Burgos, sobreviviente uruguayo de la Operación Cóndor y ex detenido de Automotores Orletti29, denunció penalmente ante la justicia argentina a un centenar de funcionarios civiles y militares de su país por su participación en la coordinación del plan de represión ilegal.
La denuncia comprende a ex dictadores, diplomáticos y militares acusados de secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones de 120 uruguayos que residían en el país, y revela la participación esencial de la embajada oriental en Buenos Aires en la inteligencia sobre exiliados uruguayos en el país.
Sobre la denuncia de Burgos, en mayo de 2012, el fiscal federal Miguel Ángel Osorio registró 160 crímenes con la marca de El Cóndor. De los casos contemplados, 16 corresponden a ciudadanos argentinos; también hay un español, dos ítalo-uruguayos, una argentina-uruguaya y una hispano-uruguaya. Los restantes 139 son personas nacidas en Uruguay. El listado incluye 20 hechos ocurridos con anterioridad al golpe de estado de 1976.
Martin Almada y los "Archivos del Terror": cuatro toneladas de
pruebas, fichas, fotos y grabaciones de torturas y
desapariciones.

Todos ellos forman parte de la legión de miles –miles– de hombres y mujeres secuestrados, cada uno de ellos con su nombre y apellido, su familia, su historia, a quienes en distintos territorios se torturó bárbaramente, y –“remitidos” a sus países de origen– finalmente fueron asesinados en su mayor parte.
El “rastro sangriento” de El Cóndor, al decir de Mashkin, es imposible seguirlo en unas líneas, pero puede insinuarse al citar que en 1992, el juez paraguayo José Fernández y el abogado, pedagogo y víctima de Stroessner, Martín Almada, descubrieron los llamados “Archivos del Terror”, y de esta forma quedó probado, con documentación de sus autores, el plan sistemático de persecución y eliminación a los adversarios políticos –comunistas, socialistas, izquierdistas, con un sentido amplísimo del término– con independencia de las fronteras nacionales.
Hay dos maneras de percibir la magnitud del horror.
Una, por las cuatro toneladas (literalmente cuatro toneladas) de fichas de detención, grabaciones y fotos de torturas, registro de apresamiento y traslado entre los países integrantes.
Otra, espeluznante, esas toneladas de documentación permiten probar al menos los casos de 50.000 personas asesinadas, 30.000 desaparecidos y 400.000 encarcelados.

Prensa Latina
Recuerdo vívidamente un caso concreto, en 1976, cuando yo era Jefe de Redacción de Prensa Latina.
El 9 de agosto secuestran en Buenos Aires a dos jóvenes diplomáticos cubanos, Crescencio Nicomedes Galañena Her­nán­dez y Jesús Cejas Arias, de quienes mucho más adelante supimos murieron torturados en el CCD Automotores Orletti.
“¿Nadra? ¿Alberto? ¿Cómo anda ‘Pepe?”, apodo de José Bodes Gomes, entonces corresponsal de la agencia de noticias cubana, donde yo trabajaba por la mañana, en el Edificio Safico, en la Avenida Corrientes 456.
Me estremecí. No era la primera ni sería la última amenaza.
“Aquí va un saludito de María Rosa. Seguí atacando al país, hijo de puta, que con cada nota que mandes le subimos unos voltios”.
A continuación escuché los gritos desgarradores de una mujer.
Informé, apabullado, en días que realizábamos “resúmenes” matutinos y nocturnos de “muertos en enfrentamientos” de miembros de “la organización subversiva declarada ilegal en primer lugar” (ERP) o de “la organización subversiva declarada ilegal en segundo lugar” (Montoneros), en casi todos los casos víctimas de la “ley de fuga”.
Horas después, la Fede me informa que el 3 de agosto de 1976, la camarada argentina María Rosa Cancere, que por referencia del Partido realizaba trabajos de limpieza en la Embajada de Cuba, Virrey del Pino 1810, dejó su trabajo a las 16.00 como todos los días, para dirigirse a su casa.
Nunca llegó.
Seis días después del secuestro de María Rosa se produjo el de los diplomáticos cubanos.
El Cóndor los arrastró con sus garras.
Automotores Orletti: Aquì, dos diplomáticos cubanos y dos militantes
comunistas argentinos, que trabajaban en mantenimiento de la Embajada,
fueron torturados ya asesinados.

Hace unos meses leí en Página/12, del merecido homenaje que la Embajada rindió a sus dos antecesores asesinados en Buenos Aires.
El 2 de agosto de 2012 la tapa del mismo matutino me golpeó con la foto de uno de ellos, Crescencio Nicomedes Galañena Hernández, cuyo cuerpo fue hallado por un grupo de niños en un barril relleno de cemento, y fue identificado por el Equipo Argentino de Antropología Forense. La nota es estremecedora30.
Da cuenta como la Cancillería de la dictadura “informó”, con la metodología habitual, que los diplomáticos había “desertado para buscar la libertad”. Se cita una investigación del periodista estadounidense John Dinges, según la cual el ya nombrado agente de la CIA, Michael Townley, y el cubano-estadounidense Guillermo Novo Sampoll habrían viajado a la Argentina para interrogar a Cejas Arias y Galañena Hernández. “Ellos cooperaron en la tortura y el asesinato de los dos diplomáticos cubanos”, declaró ante la jueza María Servini de Cubría el represor Manuel Contreras Sepúlveda, ex jefe de la DINA, la policía secreta pinochetista.
En ninguna de las dos ocasiones leí referencia alguna a María Rosa.
Sólo sus gritos, nuevamente; siempre, hasta que me vaya.

Valentín Mashkin
Isidoro Gilbert fue el responsable de Córdoba 652. En ese carácter hay muchísimas historias, datos y directivas que jamás nos comentó, ni debía hacerlo. Nosotros siempre lo aceptamos, pues era el jefe. Lo curioso es que él no supo que algunos de nosotros también conocíamos otros datos, establecíamos otras relaciones y recibíamos otras directivas –que expresamente no contradecían las que él recibía, simplemente eran otras– pero que se cumplían en estricto secreto, en primer lugar para el propio Isidoro.
Gilbert, en su libro LA FEDE, lo relata así: “La agencia TASS daba cobertura al funcionamiento de corresponsales de otras agencias o diarios comunistas. Todo el grupo integró ese equipo con contactos permanentes con el interior de Chile, etc. El PC de ese país envió periódicamente periodistas para trabajar en el servicio, como José Madlawsky y Enrique Martini. Ese informativo fue la base del famoso programa que transmitió Radio Moscú: ‘Escucha Chile’, y que mucho disgustó a la dictadura trasandina. El equipo envió informaciones de todo lo que ocurría en Argentina, pero la misma emisora actuó de manera diferente frente a la dictadura argentina, pese a los esfuerzos de los periodistas argentinos Arturo Lozza, Rodolfo Nadra y José Andrés López. Todo se inició con un telegrama de Mijaíl Artiuchenko, jefe para América latina de TASS envió hora después del golpe de Augusto Pinochet. ‘Necesitamos periódica cobertura de los acontecimientos en Chile’, ordenó. Un día después del golpe me llamó desde Roma el redactor del diario L’ Unitá, Guido Vicario. El autor era corresponsal ad honorem del matutino comunista. ‘Están reunidos los secretarios de los partidos comunistas de Italia, España y Francia y quieren saber que pasa en Chile’, le dijo. Le contó que tenía informes militares locales de radios del Ejército chileno dando cuenta de operaciones de fusilamiento contra opositores. Supo después que con esos y otros informes, se conoció el documento de solidaridad con Chile del ‘eurocomunismo’”31.
Logo de lo que fue Radio Moscú

Conocí a Valentín Mashkin a fines de los ‘70, en un encuentro casual en Radio Moscú, hoy absurdamente rebautizada La Voz de Rusia.
Uno de mis hermanos –que centralizaba la información que provenía del equipo y las transmisiones de la radio– le había comentado de mi participación en el rescate del último poema de Víctor Jara, el trovador comunista asesinado en el Estadio Nacional de Chile el 16 de septiembre de 1973, a los 40 años. También de la transmisión, en este caso ya desde Prensa Latina, de la ahora célebre Carta Abierta a la Junta Militar de Rodolfo Walsh, que recibimos el mismo marzo de su secuestro, en 1977.
Este, creo, fue un dato central.
El intercambio de informaciones entre el PCUS y el PC Cubano era tan fraternal, como mutuamente prudente, receloso tal vez.
Mashkin, siempre fue presentado como “periodista y escritor”. Pero sus estratégicos contactos e información, permiten arriesgar alguna hipótesis más. Estuvo siempre en lugares precisos en los momentos exactos. Fue el primer traductor y crítico de Ernest Hemingway, quién lo distinguió con su amistad. Viajó a La Habana, donde fue corresponsal, cuando la primera exposición Soviética en Cuba, en los ’60. El periodista, lo supe después, estaba particularmente interesado por el trabajo de Córdoba 652, que seguía hace años.
Un viernes de enero de 1979, casi congelado caminé, casi corrí con Rodolfo las seis cuadras que separaban el departamento de mi hermano (en la “torre” de Ploshiad Vostania en Moscú) de la agencia TASS, donde llegaban nuestros despachos de Buenos Aires.
Luego, el entonces deslumbrante, pero para mi incomprensible subterráneo moscovita, nos llevó a Radio Moscú, donde vi la grabación de La Semana Argentina, que se emitía los viernes, y nos presentaron a Mashkin.
Regordete, gruesos anteojos y barbita a lo Lenin, pareció particularmente interesado en el trabajo al interior de nuestros países. Centró sus preguntas en los métodos de acopio de la información y solicitaba determinadas precisiones, tanto de los despachos como de los materiales que –no lo mencionó, pero se refirió a casos precisos que yo conocía– se enviaban por valija diplomática.
Equipos de "Escucha Chile" y "Radio Magallanes":  Arriba (izquierda a derecha):
 René Largo, Natacha Smirnova, José Miguel Varas, Babkén Serapioniánts,
Volodia Teitelboim, Guillermo Ravest y Eduardo Labarca.
Abajo: Pilar Villasante, Guennadi Sperski, Ligeia Balladares y Ekaterina Olévskaya.


Ploshiad Vostania
Rodolfo y su familia vivían en Ploshiad Vostania (Casa 1, piso 11 cuartira 371), o Plaza de la Insurrección, en homenaje a la “Barricada Roja” levantada en la Revolución de 190532. No era un edificio más, ni cualquiera podía acceder a un departamento. Era una decisión política.
Las torres, símbolos de Moscú, popularmente conocidas como “Los siete caprichos de Stalin”, son impactantes y exteriormente idénticas de un estilo entre neogótico y barroco, con muchos pináculos y torreones y ventanas que parecen aspilleras de una fortaleza medieval, sobresaliendo sobre elevaciones en los distintos puntos cardinales de Moscú.
Con arquitectura similar a la de Nueva York de los años 50, entre los más conocidos están los que albergaban a la Cancillería, la Universidad Lomonósov o el Hotel Ucrania, donde paré en otro de mis viajes, ya en tiempos de Mijaíl Gorbachov, en lo que fue una de las últimas conferencias de la historia del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).
En el ascensor, o en un pasillo, podían suceder sorpresas.
Como saludar amablemente a un hombre de cuidado impermeable blanco, un vecino al que Rodolfo me presenta y responde en claro castellano, entre risas e invitaciones mutuas a tomar “unos tragos”: Harold Adrian Russell Philby, o “Kim” Philby, el alto jefe de la inteligencia británica (MI6), que en realidad fue parte del servicio secreto soviético. Philby se refugió en Moscú y contrajo (segundo) matrimonio con Rufina Ivanova Pujova, veinte años menor que él y que lo acompañaría hasta su muerte, a la edad de 76 años, en 1988.
En él, ex amigo de su juventud, se inspiró para varios de sus relatos Graham Greene. Es el caso de El Tercer Hombre, una sus obras de espionaje que fue llevada al cine, donde el novelista basó parcialmente en Philby el personaje de villano, interpretado por Orson Welles. También miembro de MI6, Greene reinició su amistad con Philby tras recibir, a finales de los setenta, una postal suya desde Moscú que tan sólo decía «A nuestro hombre en La Habana».
En ese particular edificio, días después de nuestra visita a Radio Moscú, recibimos a Valerián Goncharov, encargado de Argentina por el CC del PCUS, por lo que con cierto esfuerzo me deshice de los abrazos y saltos de mis sobrinos: entonces, Santiago y Javier, pues la “moscovita” de la familia, Valeria, llegaría un 9 de julio de 1980.
Goncharov nos explicó lo que –dijo– era el inicio de una investigación básica: una operación clandestina de asesinatos de figuras latinoamericanas, con orientación y financiamiento de la CIA, y plan de intercambio y exterminio sistemático de prisioneros entre las dictaduras del cono sur.
Era La Operación Cóndor, aunque todavía no supiéramos su nombre.
Al responder varias preguntas que le realicé a partir de las “inquietudes” de Mashkin, nos señaló que estaba realizando un “trabajo periodístico” sobre la base que la URSS veía con “enorme preocupación” la creciente agresividad de Estados Unidos, en actividades encubiertas a las que calificó de “inédito terrorismo internacional”.
Citó al luego director de la CIA, William Colby y la implementación del “Plan Fénix” en Indonesia, que culminó con el derrocamiento de Achmed Sukarno, a mediados de los 60, con un millón de asesinados. Su continuidad en Vietnam, con los llamados “pelotones de exploración provincial”, bandas paramilitares –estadounidenses y survietnamitas– que asesinaron 40.000 personas por fuera del enfrentamiento bélico.
Los hitos continuaron con el “Plan Fulbert”, para impedir la asunción de Salvador Allende, y luego su desestabilización hasta el sangriento golpe de septiembre de 1973. Subrayó las similitudes de las metodologías utilizadas, como las distintas variantes de “escuadrones de la muerte”, y se detuvo particularmente en lo que consideraba una seria escalada internacional, con los crímenes del general Carlos Prats, el coronel Ramón Trabal, Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, el general Juan José Torres, y –principalmente– Orlando Letelier.
De la charla, nos quedaron algunas ideas claras, de varios ejes no dichos: las fuentes que estaba utilizando Mashkin eran, básicamente, tres: un “trabajo intenso” (sólo esas dos palabras) de la Inteligencia soviética, los partidos comunistas y otras fuerzas del continente y Europa, y el flujo informativo desde Buenos Aires.
“Como ustedes saben –dijo, como al descuido– las primeras sospechas con fundamento que elaboramos le fueron comunicadas a TODOS los partidos de la región, en 1977”, demoledora revelación siendo, como era un hombre que solía poner cara de nada y mirar al vacío ante cualquier manifestación de insatisfacción con la línea política de nuestro partido.
Lo cierto es que esa “comunicación” no se registró, ni antes ni después de esta entrevista en la posición política del PC en la Argentina, a la que Goncharov, es necesario aclararlo, jamás realizó mención directa, como sí lo hizo sobre el resto de los países. Estaba claro que toda la responsabilidad caía sobre nuestros dirigentes.

Rodolfo Nadra, junto a su esposa, Marta Alsina, coordinaron las tareas
desde Moscú. En la foto, enero de 1979, con dos de sus tres hijos (la
tercera nació en la capital soviètica) de la mano. Atrás, de "visita" , los
acompaño cerca de Ploshiad Vostania.

Dos hombres, un continente
Rodolfo (con características distintivas por su particular preparación) como antes Lozza, como luego López y otros, mantenía los contactos con los partidos de Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay, y Uruguay, con sus máximos líderes, largas charlas con Luis Corvalán y Antonio Maidana33 a quien despidió en el Aeropuerto de Sheremetyevo cuando, luego de 20 años preso, y apenas recuperada un poco su salud, regresó al continente decidido a entrar clandestinamente en Paraguay para dirigir la lucha, pero fue secuestrado en Buenos Aires, el 27 de agosto de 1980.
Para mí, particularmente, hay dos encuentros imborrables.
Uno, con uno de los dirigentes que más valoré de nuestro continente, Roodney Arismendi34. Me lo presentó Ricardo Saxlund, orgullo charrúa –con sus once hijos– para quien todavía espero un homenaje en las calles de su querido Montevideo, el de su “paísito” por cuya libertad trabajó, vivió y murió en Moscú, desde donde durante la dictadura emitía Quince minutos con Uruguay.
Arismendi me sorprendió, pero no gratamente, tal vez por una visión sesgada, o hipersensible, de mi parte; pero luego percibiría algo similar, ya en los años de democracia en Buenos Aires, donde coordiné con él la redacción de un documento de los Partidos Comunistas de América Latina y el Caribe. Cuando nos encontramos por primera vez, tenía público, y descubrí que había más de un Arismendi. Ante sus compañeros, hubo un tibio reconocimiento a nuestro trabajo, y muchas indicaciones de lo que no se hacía y debía hacerse, mechadas con largas reflexiones que ratificaban su formidable formación y reflexión teórica.
Recuerdo la mirada incómoda de Ricardo, que lo admiraba profundamente, y una segunda reunión, esta vez sólo los tres, donde quizás la falta de un auditorio abrió canal hacia un clima más fraternal, más cargado de humor y de menos ironías.
El otro encuentro constituye la imagen de mayor calidez y afecto que atesoro: la de Luís, “Lucho” Corvalán, entonces secretario general del PC Chileno. Me recibió en su más que sencillo departamento alejado del centro de Moscú, desde donde dirigía al partido en el exterior, luego de su larga prisión en su país, deportado a la isla Dawson, al campo de concentración Ritoque y Tres Álamos, para finalmente ser “canjeado” por el “disidente” ruso Vladimir Bukovsky en septiembre de 1976.
Sereno y contenedor, me preguntó con mucho cuidado acerca de la posición del Partido frente a la dictadura, nuestra visión de Chile, al que volvería en 1980 para dirigir su partido desde la clandestinidad, apenas unos meses después de nuestra entrevista.

Sin embargo, estoy convencido de que el centro de su preocupación era transmitir un emotivo y afectuoso mensaje a todos y cada uno de los miembros del equipo. Particularmente para los camaradas chilenos que trabajaban en Córdoba 652, o eran enlaces y eslabones en la cadena de la solidaridad, que el brillante periodista, y premiado escritor, José Miguel Varas transmitía por Radio Moscú en “Escucha Chile”, con la mítica Katya Olévskaya, la primera voz femenina de las emisiones en español.
El programa, que no pudo ignorar la prensa ni el régimen, fue una pesadilla de la dictadura chilena, luz de esperanza y transmisión de información para la lucha clandestina.
Arismendi y Corvalán, como el brasileño Luis Carlos Prestes35, o el héroe paraguayo Antonio Maidana me honraron en esos años con su hospitalidad.
Fueron y serán símbolos trascendentales de la resistencia a las dictaduras del continente. El abrazo de los que luchábamos por un mundo mejor, pero para enfrentar el peor de los imaginados.
Eran, aunque no lo supiéramos cabalmente, los años que fuimos tras las garras de El Cóndor.

NOTAS
27      Valentín Mashkin, Operación Cóndor, su rastro sangriento, Editorial Cartago, Buenos Aires, 1985 (traducción de la edición en ruso de 1983).
28    Stella Calloni, Operación Cóndor: los años del Lobo, 1999, Buenos Aires, Peña Lillio/Ediciones Continente.
29    Fue uno de los primeros Centros Clandestinos de Detención (CCD) que funcionó bajo la órbita del Primer Cuerpo del Ejército durante la última Dictadura Militar. Los testimonios y datos brindados por los sobrevivientes indican que operó desde mayo de 1976 hasta noviembre del mismo año. Ubicado en Venancio Flores 3519/21, casi esquina Emilio Lamarca, en el barrio porteño de Floresta, este antiguo taller de automotores fue la base principal de las fuerzas de inteligencia extranjeras que operaban en la Argentina en el marco de la Operación Cóndor, coordinación represiva ilegal entre las dictaduras de países del Cono Sur.
30    Victoria Ginzberg. En un barril de metal lleno de cemento, en Página/12, 2 de agosto de 2012, págs. 2 y 3.
31    Isidoro Gilbert. LA FEDE. Op. Cit. p. 613.
32    Expresión en Moscú del estallido obrero campesino acaecido luego del “Domingo Sangriento”, cuando 200.000 personas, desarmadas –obreros, campesinos, mujeres y niños– dirigida por el pope (sacerdote) “Gapón”, posible confidente de la policía y colaborador del régimen, se encaminó hacia el Palacio de Invierno, residencia del Zar en San Petersburgo. Fueron asesinados más de mil personas, pero se la consideró un “ensayo general” de la “Revolución de Octubre” de 1917. Surgieron los primeros soviets de obreros y campesinos y se produjo la célebre rebelión de la marinería del “Acorazado Potemkin”.
33      Secretarios de los Partidos Comunistas de Chile y Paraguay, respectivamente.
34    Secretario del Partido Comunista del Uruguay.

35    Secretario General del PC de Brasil. Entre 1925 y 1927 encabezó la llamada “Columna Prestes” rebelión político militar brasileño que se produjo entre los años 1925 y 1927. El movimiento contó con líderes de las más diversas corrientes políticas, pero la mayor parte del movimiento era compuesta por capitanes y tenientes de clase media, donde se originó el ideal de “Soldado Cidadão” (Soldado ciudadano). Su máximo exponente, y de ahí el nombre, fue el capitán Luiz Carlos Prestes, de tremenda popularidad conocido como El Caballero de la Esperanza (Cavaleiro da Esperança), inmortalizado por una novela de Jorge Amado, que lleva ese nombre.

sábado, 2 de septiembre de 2017

El movimiento indígena y la nueva resistencia


Juan Rosales, escritor, docente universitario, director de la Cátedra Abierta de Estudios Americanistas-Filosofía y Letras-UBA, escribió esta nota hace más de una década en la revista “Tesis XI”. Las reflexiones, con alguna actualización, siguen vigentes, y ayudan a una lectura equilibrada de un proceso complejo, y diferenciado, en Latinoamérica. Rosales plantea que la lucha de los Pueblos Originarios, por la protección del patrimonio natural y cultural, por formas colectivas y fraternales de sociedad refractaria a la deshumanización capitalista, no solo es en defensa de sus derechos sino de los de todos.

  Dentro de la estrategia “antiterrorista” global diseñada por las élites del poder de EE.UU. para norteamericanizar al mundo, un capítulo esencial está dedicado a las tramas  económicas y políticas, culturales y militares destinadas a mantener y profundizar el control de su  “patio trasero”, puesto en peligro por la creciente insurgencia de los pueblos de Nuestra América.

  Resumiendo las prevenciones y previsiones de los organismos estatales de inteligencia y las fundaciones (think thank) de las  corporaciones USA con la colaboración de expertos latinoamericanos a su servicio, el National Intelligence Council (Consejo Nacional de Inteligencia) destacó en su Informe del año 2004 “Tendencias globales 2015” y en el Proyecto “Global Trends 2020”, del año 2005, la emergencia, en medio de un clima social y político peligroso para los intereses yanquis, de los movimientos radicales indígenas en el hemisferio.

  “Tales movimientos –dice el Informe para el 2015- se incrementarán, facilitados por redes transnacionales de activistas de derechos indígenas, apoyados por grupos internacionales de Derechos Humanos y ecologistas, bien financiados”.

   El Proyecto para el 2020 se muestra a su vez muy inquieto por el progresivo encuentro entre el movimiento de los Pueblos Originarios y el movimiento popular latinoamericano. “El ascenso a gran escala –dice- de movimientos indígenas radicalizados, políticamente revolucionarios, en varios países de la región, podría incluir la convergencia de los indigenistas con algunos o varios de los movimientos sociales no indigenistas, pero con frecuencia radicalizados (‘sin tierra’ brasileños, campesinos paraguayos y ecuatorianos, piqueteros argentinos, grupos antiglobalización, etc.), que existen en la actualidad”. Y añade: “La internacionalización de los conflictos étnicos constituye una amenaza latente”, puesto que, explica, estas luchas y convergencias son incompatibles con la Seguridad Nacional y “el orden político y económico occidental”.

  La historia moderna del movimiento indígena del continente, en particular desde su reactivación y visibilización confrontando con las celebraciones oficiales del 5º Centenario del pretendido “Descubrimiento de América”, y de batallas tan resonantes como el levantamiento zapatista en Chiapas, las grandes movilizaciones en Ecuador, los espacios de resistencia abiertos por los indígenas en Colombia, de los mapuches y otras comunidades  en Chile y Argentina, del proceso revolucionario aymará-quechua en Bolivia, expresado hoy en el primer gobierno indígena  de Indoamérica, explica la alarma de los  neocolonialistas y sus cómplices locales ante la voluntad de lucha  de los pueblos secularmente oprimidos que le dicen basta al colonialismo interno y externo, al racismo y la  exclusión, a la  imposición de la cultura homogeneizadora y etnocida de los Imperios, a la destrucción de nuestro ecosistema y al  saqueo  de nuestros recursos. Al  genocidio de cinco siglos.

  El intelectual norteamericano Noam Chomsky, analizando cómo “5 siglos después de las conquistas europeas, Latinoamérica reafirma su independencia” merced al vibrante conjunto de movimientos populares, asevera: “Como si volvieran a descubrir su herencia precolombina, las poblaciones indígenas son mucho más activas e influyentes…” (The New York Times Syndicate, octubre 2006).

  Es que el combate de los Pueblos Originarios en defensa de su patrimonio natural y cultural, de su identidad y dignidad, viene de lejos. Los movimientos indígenas no son actores recientes en el escenario histórico de América Latina y el Caribe. Hace 514 años la Conquista y Colonización de nuestro continente por el capitalismo europeo que nacía entonces, según Carlos Marx, “chorreando sangre y lodo por todos sus poros, de la cabeza a los pies”, impuso por la violencia armada y la violencia espiritual un sistema de dominación, saqueo y explotación inmisericorde de las diversas comunidades nativas y de los africanos cazados como fieras, todos ellos despojados de su libertad, su identidad, sus peculiares y asombrosas culturas y reducidos a ser “indios” y “negros”, despreciados e inferiorizados, convertidos en simples mercancías, combustible biológico para las minas, plantaciones y encomiendas de los que sólo codiciaban el oro, la plata y  los cultivos comerciables para enriquecerse y expandir la “civilización occidental y cristiana”.


  José Martí dijo que no habría poema más triste y hermoso que el que se podría sacar de la historia americana. Triste, porque se trata de una historia de sufrimientos inauditos, de exterminio humano y pillaje sin límites. Pero también hermosa, porque desde la llegada de los conquistadores la de los Pueblos Originarios es una historia  de abnegación (el rey Felipe II contaba asombrado en 1581 que “las madres matan a sus hijos para salvarlos del tormento de las minas”), de resistencia cultural y humana, de sublevaciones  incesantes, desde Hatuey y Rumiñahui a Lautaro y   Chelemin, a Túpac Amaru, Micaela Bastidas y Túpac Katari.

   El escritor cubano Alejo Carpentier supuso que si se encendiera una lamparilla roja por cada insurgencia de los negros con sus palenques y quilombos – y, agreguemos,  de los indígenas y luego de los mestizos y criollos anticolonialistas- desde el siglo XVI  a nuestra época, no habría  pasado un día sin que en alguna parte de América brillara inextinguible la luz de la liberación.

  La tristeza no tiene fin, como dice la canción brasileña. No terminó tras  las guerras por la Independencia, en las que amplias masas de indios y de negros  esclavizados  derramaron su sangre generosa por la libertad y la justicia.Las oligarquías criollas y sus mandantes extranjeros mantuvieron e incluso profundizaron la servidumbre, la cristianización compulsiva y la  extinción  de los pueblos indígenas, con las Conquistas del Desierto, el hambre y las enfermedades. El racismo se arropó en los argumentos “científicos” del socialdarwinismo, la historia oficial los arrinconó en el olvido y la cultura dominante en el desprecio o el pintoresquismo.

  En nuestros días, el Norte imperial se abalanza no sólo sobre el oro que aún no han podido arrebatar, sino también sobre la tierra, cultivada  en duras condiciones  por indígenas y campesinos, sobre los bosques, tras el petróleo, el gas, el agua potable, los recursos naturales devenidos en objeto de lucro y depredación. El neocolonialismo, con el ALCA y los Tratados de Libre Comercio, sus bases y estrategias militares, sus misioneros  y publicistas que colonizan las almas,  no reconoce fronteras, soberanías, identidades. Como el carro mitológico de Juggernaut, pisotea y aniquila todo lo vivo.

  Frente a la Nueva Conquista, la Nueva Resistencia. Nuevas no en el tiempo largo del sistema capitalista en sus distintas fases de expansión y de crisis, ni en el más largo todavía  de la cultura de resistencia  de los pueblos – donde las “viejas” tradiciones y movimientos  surgidos en el combate  de ayer, lejos de contraponerse, necesitan  articularse con los movimientos y concepciones que emergen de la lucha de hoy -, sino en el carácter renovado de estas  luchas, de los dinamismos sociales y políticos que implica, de las lecciones de la historia. Lo realmente nuevo son las culturas populares que se vienen configurando, ya no como ese “ajedrez suicida” de nuestros pueblos fragmentados de que hablara Julio Cortázar, empantanados en estrategias aisladas de supervivencia, sino como  un saber plural y multiforme, enraizado en las mejores tradiciones del pasado y en la conjunción de ideas y acciones de las  diversas fuerzas populares que se oponen al colonialismo e impulsan el protagonismo de las masas.

  Se trata de un proceso, de un camino que se hace al andar, y por lo tanto sembrado  de obstáculos; y no sólo de los que promueven los grupos dominantes. La América popular está plagada de disensiones y desencuentros, de disputas por hegemonías retóricas y de enfrentamientos trágicos, de la persistencia de una mirada hacia el Otro, el prójimo con su identidad propia, deformada por las anteojeras elitistas, racionalistas y eurocéntricas  instaladas por  la cultura del poder.

  Durante mucho tiempo la izquierda dogmática concibió a las comunidades indígenas como un residuo del pasado “bárbaro” condenado a desaparecer, o como un campesinado que, al decir de Darcy Ribeiro, cualquier día, tras una buena reforma agraria, dejaría la manía de ser indio para integrarse a la sociedad criolla. Así abordado, el enfoque clasista se contraponía al cultural, la lucha de clases a la lucha  por la identidad étnico-cultural, cuando en la realidad histórica capitalista ambos aspectos marchan juntos.

  En su análisis marxista y revolucionario desde la realidad peruana y latinoamericana, J.C. Mariátegui comenzaba por reivindicar el derecho indígena a la tierra, y planteaba desde allí los temas de la autonomía nacional de los Pueblos Originarios y el desarrollo de su conciencia y su cultura como parte integrante de la lucha general obrera y popular por el socialismo.

  Martí sabía muy bien que “hasta que no eche a andar el indio, no andará la América”.
Hoy, fundado en la experiencia de siglos de derrotas y frustraciones, pero también de tenacidad militante, el movimiento indígena,  aún con las discrepancias  propias de su heterogeneidad  social y  de fines políticos  que confrontan en su seno, se ha venido convirtiendo en una fuerza determinante en la pelea tanto por sus reivindicaciones cuanto en la batalla emancipadora conjunta de los pueblos contra el enemigo común, aportando a la misma sus valores y cosmovisiones.


  Al encabezar la lucha por la tierra, el agua, la biodiversidad, la armonía del hombre con la naturaleza y los demás hombres, al sostener la primacía de la espiritualidad y proponer las formas colectivas de vida frente a la deshumanización capitalista globalizada, los movimientos indígenas no sólo defienden sus derechos y sus sueños sino los de todos. No se trata, para los distintos luchadores por una nueva vida, de un mero asunto de solidaridad, con todo lo que ésta importa, sino de esa “fraternidad de los oprimidos”, de esa conjunción de “todas las sangres” con que soñara José María Arguedas.

jueves, 10 de agosto de 2017

1990: el año que renuncié a mi Partido


Con motivo del fallecimiento de quien fuera mi hermano político, Patricio Echegaray, con dolor por su familia pero sin avalar la idealización del principal responsable del más grave e irreparable daño al Partido Comunista, publiqué algunas reflexiones en mi muro de FCB, a las que algunos respondieron con ignorantes agresiones, o la clásica muletilla de “¿Por qué no hablaste antes?”.
No es mi caso. Lo hice, y mucho antes de 1990, en que presenté mi renuncia. En todas y cada una de las reuniones del CC, pero vaya como recordatorio la carta que dirigí (y entregue en el local con nombre y apellido) a mis entonces camaradas –el 90% de los cuales luego abandonó el partido—pero jamás fue difundida, ni entregada.


Carta de Renuncia al Comité Central y al PC
Buenos Aires,  8 octubre de 1990.-

Compañeros:
Después de 26 años de militancia, presento mi renuncia indeclinable al Comité Central y al PC, convencido de que el deterioro político y la degradación moral de la cúpula partidaria, lo han llevado a la disgregación. La histérica negativa con que respondieron a mi reclamo de una reunión donde presentaran balance de su acción, junto a las amenazas e infamias con que me calificaron, hacen estéril todo nuevo esfuerzo personal para aportar a la recuperación del PC.
Hace casi dos años denuncié casi solitariamente el avance de “una concepción autoritaria y elitista del Partido, de la elaboración de su línea y de la toma de decisiones, el resurgir de la antigua soberbia y el hegemonismo en la acción política”, opiniones que conocían con anterioridad Echegaray y algunos compañeros con los que impulsamos y dirigimos la labores del XVI Congreso.
Por plantear francamente mis opiniones ante ese CC fui, entonces, separado de la dirección del periódico Qué Pasa. Por denunciarlo, luego, públicamente, se me condenó con la vieja muletilla estalinista del “daño al partido” y la “utilización por el enemigo”.
Es la misma que repiten ahora, y que siempre sirvió para ocultar tantos atropellos e injusticias en el PC, especulando con el espíritu de cuerpo creado por tantos años de persecución y represión.
Pese a los esfuerzos de muchos militantes y algunos dirigentes de ese CC, al surgimiento de posiciones abiertamente críticas y de propuestas renovadoras con motivo del futuro XVII Congreso, nada corrigió la cúpula. Todos han sido retoques cosméticos para proteger sus sillones.
Con protagonismo del viejo aparato, y con la marginación de la militancia, Echegaray, Pereyra y Fava han terminado de liquidar al PC. Lo han hundido en una crisis sin retorno. Ellos son los liquidacionistas actuales de una historia militante de entrega y heroísmo, más allá de las páginas oscuras de las dirigencias.
El fatídico “viraje en unidad” no ha sido otra cosa que una traición a lo mejor del pasado XVI Congreso: la sacralización de sus aspectos más infantiles e inmaduros; y la sumatoria de lo más inmoral de lo viejo y de lo nuevo.
Siguen marginando a la militancia y al propio CC de buena parte de las decisiones; como las financieras, de las que reclamé un balance que se negaron a realizar, y me respondieron con agresiones y amenazas de muerte propias de matones y grupos de tareas; inconcebibles en hombres que se dicen revolucionarios y humanistas.
Ocultan que, mientras un puñado especial de dirigentes goza de privilegios propios de la corrupción y producto del latrocinio, son muchos los que no tienen para publicar un volante, pasan hambre, o son dejados en la calle, sin trabajo, después de décadas de entrega sacrificada al Partido.
Para acallar todo esto sin ruborizarse me califican de “provocador”, y hasta de “policía”; justamente los personajes que manejan los hilos del siniestro aparato de control interno. Son, nada menos, que los mismos protagonistas de los vínculos orgánicos con la dictadura, consolidados a la sombra del seguidismo político: conducta por cuyas causas y derivaciones aún no han rendido cuentas ni dado explicaciones. Se trata, sin duda, de una historia tan siniestra y “secreta” como la de las finanzas partidarias.
Tampoco puedo comulgar con el rumbo de una cúpula capaz de oscilar de un extremo al otro del espectro político, más allá de una fraseología hueca que encubre la incapacidad para comprender los profundos cambios en el mundo y en el país; con la orfandad de preparación teórica, la superficialidad del análisis y, en algún caso, los peligrosos signos del desequilibrio psíquico.
El hegemonismo y el aparatismo en las relaciones políticas, con su contracara de seguidismo; una concepción ombliguista del Partido; una nueva subordinación internacional que cambia una obsecuencia por otra, con la misma falta de independencia; se rematan ahora con una política sindical que margina y anatematiza a buena parte de la izquierda, incluido el peronismo combativo.
Estos son temas para el debate, por cierto. Pero lo que es indiscutible son los graves hechos que he denunciado en estos dos años, en los que con esfuerzo y no poco desgarramiento personal seguí participando en las reuniones del CC. Estaba convencido de que era un mandato de los compañeros que me eligieron, y que me obligaba a esclarecer muchos temas a los que tuve acceso por las particulares responsabilidades que me tocó desempeñar durante este proceso. Ustedes mismos poco sabían sobre ello y tenían que dirigir y tomar decisiones sin los elementos necesarios, que se les ocultaban.
Ahora, ese ya no es el caso. Hoy nadie podrá aducir ignorancia para justificar sus errores, su cobardía o su complicidad.
En medio de las maniobras fraudulentas, la marginación y la descalificación a decenas de compañeros, no hay espacio para seguir adelante en un partido destrozado, con una crisis terminal. Los responsables de la destrucción, con nombre y apellido, tendrán que rendir cuentas ante el pueblo y la historia.
Queda a los compañeros que aún confían en dar batalla interna exigir que esta cúpula traidora y corrupta rinda esa cuenta. No comparto su optimismo, pero los respeto.
Asumo toda la responsabilidad que me cabe por lo bueno y por lo malo que hizo este Partido durante y después del XVI Congreso. Nada nuevo podrá construirse, y mucho menos, reconstruirse, sin una actitud ética que comience por asumir nuestras propias responsabilidades.
Estoy seguro de que con algunos de ustedes nos encontraremos en la construcción de una práctica política, teórica y organizativa, que aporte al renacer orgánico de las fuerzas populares en nuestra Patria.
Un renacer orgánico que supere el histórico sustitucionismo de la izquierda argentina, que siempre reemplazó al pueblo y a la propia militancia con su aparato y su proyecto; ambos autoproclamados de vanguardia. Una práctica política que, en definitiva, contribuya a la creación de una fuerza alternativa, democrática, nacional y  popular.
Los saluda
Alberto Nadra

martes, 18 de julio de 2017

El Plan Cóndor y la "Conexión Buenos Aires"

Hermoso y altamente profesional testimonio de la “Conexión Buenos Aires”, vía para las informaciones del programa de Radio Moscú Escucha Chile, que “sacó de quicio al genocida Pinochet y su Junta Militar.

Isidoro Gilbert, que coordinó las acciones en Buenos Aires relata la trama de profesionalismo y solidaridad realizada tanto en democracia como bajo la dictadura desde una oficina en Córdoba 652, 11 “E”, de la que fue responsable.
Alejandro Andam y Daniel Iglesias, embarcados en un proyecto que rescata las vivencias del diario Sur (“SurVive”), de las que fueron protagonistas, son los responsables de la dirección de esta impecable producción, que rescata del olvido una página heroica del periodismo argentino.


Agradezco las menciones que me tocan, y me queda por añadir que, paralelamente, por decisión de los PC de Argentina y los países hermanos, así como el aporte fundamental de los de la entonces Unión Soviética, Checoslovaquia y la República Democrática Alemana, una parte de los argentinos, chilenos, uruguayos y paraguayos que participamos en este proyecto, desarrollamos secretamente, aún para Isidoro y nuestros propios camaradas de aquella tarea, una red de contrainteligencia, y en caso de acciones de contraofensiva, contra el Plan Cóndor, compleja trama que relato en mi libro SECRETOS EN ROJO. Un militante entre dos siglos, de Ediciones Corregidor.


lunes, 10 de julio de 2017

Sin adjetivos, discutir y aprender de los errores



Reproduzco una nota que escribí para LA TECL@ Eñe Revista Digital de Cultura y Política que dirige Conrado Yasenza.

Ustedes saben, no me preocupa ser “políticamente correcto”,  ni adecuarme al sentir mayoritario de los que tienen poder, estén o no en el gobierno, pues jamás busqué beneficios personales, sino la grandeza de la Patria y el bienestar de nuestro pueblo.

Por eso, cuando –a veces como reacción a tanta infamia de los monopolios mediático judiciales, otras por simple anteojera-- resulta tan fácil estigmatizar o alinearse como campeones desde posiciones de “purismo”, las más de las veces contradictorias, escribo al correr de la máquina, como es mi costumbre, tanto si me “conviene”, como si no.

A ver compañeros, tratemos de aclarar los tantos.

No soy tan ambicioso para pretender ponernos completamente de acuerdo en estos tiempos complejos, que de todas maneras no lo son más que los que nos tocaron vivir conscientemente a los que llevamos algunos años militando, o sufrir a los que suponen que no se meten en política. Pero razonemos, charlemos sin agresión, tratemos de pensar para buscar los mejores caminos.

Políticamente, Randazzo puede ser un “boludo”, pero de ahí el trayecto hasta “traidor” es considerable.

Aclaro que todo lo dicho y lo por decir es con un fuerte y fraternal espíritu frentista, puesto que como marxista “atemporal”, si tal cosa existiera, me resultaría cómodo eludir lo principal de la accesorio en una etapa y decir, por ejemplo, que no deposito muchas esperanzas en ningún dirigente ni dirigenta de la burguesía, que considere al capitalismo, aún en sus variantes menos “perniciosas”, como su aspiración de máxima, que crea que puede ser mejorado con buena voluntad a favor de los trabajadores, y por lo tanto actúe, legisle y gobierne en consecuencia.

La vida de lecciones de humildad, y uno aprende que procesos que por comodidad llamamos “populistas”, pese a lo polémico del término, han demostrado cuanto bien se puede hacer al pueblo, sin encarar un rumbo decididamente anticapitalista, aunque uno esté convencido que solo ese camino llevaría a tornar más sólidas las conquistas. Digo sólidas, porque “irreversible”, adjetivo derivado del pujante positivismo del siglo XIX,  que suponía la inevitabilidad del progreso, incluido el social, se ha comprobado una utopía desgarradora, paralizante, y en casos fatal.
¿No es acaso por reacción y rechazo a la desigualdad, la miseria y el dolor de los nuestros, con el sueño de una sociedad mejor, no como un fin en sí mismo sino para cambiar esta realidad, que nos hicimos marxistas, peronistas revolucionarios, radicales yrigoyenistas o alfonsinistas, cada uno con su enfoque, su propuesta y su camino?

Según el razonamiento de algunos compañeros Randazzo es un traidor por su tozuda pretensión, tal vez justa en un principio, que sin dudas perjudicará en un porcentaje que ignoro, la candidatura de Cristina Fernández, ÚNICA CANDIDATURA QUE PUEDE GOLPER CON EFICACIA AL MACRISMO.

Si partimos de esa premisa, también tendríamos que profundizar (y adelanto NO es el momento, al menos para regocijo de los monopolios mediáticos) en preguntarnos por qué CFK –cuya postulación apoyo sin vacilaciones-- PUSO UN TRAIDOR AL FRENTE DE UN MINISTERIO DURANTE OCHO AÑOS, concretamente sus dos mandatos.

Si seguimos con ese esquema de análisis, sería obligatorio tomar en cuenta que Alberto Fernández fue el Jefe de Gabinete de CFK, al igual que Sergio Massa y Juan Manuel Abal Medina; que Graciela Ocaña estuvo al frente del PAMI con Néstor y con ella de la vital  cartera de Salud (insalubre e inútil como demostró su impericia frente al dengue), Martin Lousteau en Economía, y que desde Olivos se puso A DEDO la mayoría de los candidatos de 2015, que ahora se condena (y condenamos) pues violaron su mandato a las semanas de ser elegidos en las listas del FPV para enfrentar la restauración conservadora.

Como hay algunos oportunistas que atacan a Cristina con éste y otros argumentos, e intentan contraponerla a la INFALIBLE  “MUÑECA” POLÍTICA DE NÉSTOR, que sin duda “muñeca” tenía, y del que me enorgullezco haber sido no amigo, pero si compañero de algunas largas charlas, recuerdo que entre los ministros destacados del recordado “flaco” figuraron Roberto Lavagna, José Pampuro, Gustavo Beliz, Horacio Rosatti (el del reciente 2x1 en la Corte), el mismísimo Alberto Fernández como Jefe de Gabinete, y joyitas como Alfonso Prat Gay y Martín Redrado como titulares del Banco Central.

Compañeros, no jodamos con los pases de facturas  personales, o pasar de la obsecuencia a la crítica total.

Vamos al fondo de la cuestión y discutamos lo que no se hizo y lo que se hizo mal.

Lo que no se hizo fue encarar la renta financiera, pesquera, petrolera, minera, y no convertir en ley conquistas que hoy pueden ser revisadas mediante un simple decreto, para citar solo algunas de mayor importancia. Lo que se hizo mal, principalmente, fue abandonar la idea de “transversalidad” o de un frente nacional  amplio, con protagonismo de TODAS las fuerzas que fueron conformando históricamente el movimiento nacional y popular, dándoles el espacio y la oportunidad para que construyan CONJUNTAMENTE poder popular en el territorio y en cada espacio laboral, productivo, estudiantil.


Se trata DE DISCUTIR Y APRENDER DE LOS ERRORES (los dirigentes en primer lugar), no ignorarlos, y menos repetirlos,  para ahora encarar la principal tarea de la hora: SUPERAR AL MACRISMO EN LAS PASO DE AGOSTO con particular atención en la figura/símbolo de CFK en la provincia, y DERROTARLO EN OCTUBRE, a lo largo y ancho de país.